Eres perfecto

March 20, 2013   |   Category: ES Blog   |  

Eres perfecto

por Irvin Baxter

 

Toda mi vida he oído repetidas veces la frase “Por supuesto, nadie es perfecto”. Hace unos meses mi atención fue detenida por Hebreos 10:14 — “porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”. Intenté compaginar inmediatamente esta afirmación de la Palabra de Dios con lo que yo consideraba como las muchas imperfecciones en mí mismo. ¿Podría ser que hay seres humanos en esta tierra que Dios considera perfectos? Al parecer, Hebreos 10:14 indica simplemente que “hizo perfectos para siempre a los santificados”.

[blogimg]https://www.endtime.com/wp-content/uploads/you.are_.perfect..jpg[/blogimg]

El único requisito para su perfección de acuerdo a Hebreos 10:14 es ser santificados. Si somos santificados, Dios dice que somos perfectos.

 

¿Cómo somos santificados?

Hebreos 10:10 nos dice que “somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre”. A partir de esta Escritura sabemos que somos santificados, no por lo que hacemos, sino por lo que Jesús hizo por nosotros en el calvario. Todo lo que tenemos que hacer para recibir esta gran bendición es aceptar Su obra del calvario, siendo nacido de nuevo. Una vez que hemos nacido de nuevo, somos santificados. Hebreos 10:29 dice que somos santificados por la sangre del pacto. Si sabemos que tenemos la sangre sobre nuestras vidas y hemos nacido de nuevo, entonces sabemos que somos  santificados! Por otra parte, conforme a la Escritura, ¡somos perfectos!

¡Pero espera! ¿Qué pasa con todos nuestros defectos y fracasos?¿Qué quería decir Jesús cuando Él dijo que Él nos ha perfeccionado para siempre?

 

Perfecto en cuanto a la conciencia

¿Significa esto que nunca nos podemos perder? ¡No! ¿Esto significa que nunca vamos a cometer pecado? Absolutamente no. ¿En qué forma, entonces Dios nos ha perfeccionado?

Hay dos clases de perfección en la Biblia. Un tipo de perfección es mencionado por Hebreos 6:1 “Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección”. Esta perfección se refiere a crecer hacia “a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13). Esta perfección no es el objetivo de este artículo.

La perfección a la que me refiero se explica en Hebreos 9:6-9: “Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo; dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia”.

El versículo 9 nos dice que la salvación del primer tabernáculo (la ley) no podía hacer a los fieles “perfectos, en cuanto a la conciencia”. Sin embargo, el versículo 14 nos dice que la sangre de Cristo “limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo”. Estas escrituras están diciendo que la salvación de Cristo nos hace perfectos, en cuanto a la conciencia. Vamos a tener una conciencia libre de ofensa y libre de toda culpa para siempre. Este hecho se explica en Hebreos 10:1-2 “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado”.

La ley no nos podía dar una conciencia perfectamente clara, pero la salvación mejor de Jesucristo es capaz de aliviar totalmente de la culpa, hasta el punto que los adoradores, una vez purgados ya no deben ser conscientes del pecado. Jesús vino como el segundo Adán para deshacer el daño hecho por el primer Adán. El primer Adán perdió la inocencia de la raza humana trayéndonos bajo la culpa y la condenación. Jesucristo vino a restaurar nuestra inocencia, para que ya ninguna condenación haya para los que están en Cristo Jesús. Debido a que somos liberados de todo pecado, de la culpa y la condenación, Hebreos 10:22 nos exhorta “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura”. Nuestra plena certeza es que cuando Jesús nos salvó, nos hizo entrar en un estado de perfección y nos libró para siempre de la condenación. El versículo 23 nos dice que mantengamos firme la profesión de nuestra fe, sin fluctuar. Nunca debemos dudar que Él nos hizo perfectos para siempre a los santificados.

Con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (Romanos 10:10). Todo esto viene a nosotros, no por lo que hemos hecho, sino por la obra de Cristo en el calvario. Todos lo que hacemos para recibir este gran don es creer en Jesucristo y recibir Su gran salvación siendo nacidos de nuevo.

 

Inculpación

A fin de comprender totalmente cómo podemos ser perfectos, en cuanto a la conciencia, tenemos  que entender la enseñanza de la Biblia sobre la imputación. Romanos 4:1-8 nos dice mucho acerca de la imputación: ¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.”

Note en el versículo 6: “Bienaventurado el hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras”. El versículo 8 dice: “Bienaventurado el hombre a quien el Señor no inculpa de pecado”. A veces hemos entendido solo la mitad de lo que sucede cuando nacemos de nuevo. Creemos que Jesús fue hecho pecado en la cruz. Cuando nacemos de nuevo, nuestros pecados son colocados sobre Él, es inculpado por ellos. Si eso fuera todo lo que sucedió, nosotros no podríamos ser perfectos, en cuanto a la conciencia. Cuando nuestros pecados son colocados sobre Jesús, Su justicia es imputada sobre nosotros. Inmediatamente llegamos a ser tan justos como Jesucristo. Si has nacido de nuevo, ¡eres tan justo como Jesucristo ahora mismo! Esto no es por algo que hayamos hemos hecho, salvo que hemos creído en aquel que justifica al impío (Romanos 4:5). Justificar significa absolver o declarar sin culpa. La justicia no es algo que hacemos. Es un don que nos es imputado. Romanos 5:17 lo llama el don de la justicia. Bienaventurado es el hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras. Le preguntaron a Jesús qué es lo que se debe hacer para poner en práctica las obras de Dios. Su respuesta: “que creáis en el que él ha enviado” (Juan 6:28-29). Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia (Romanos 4:3).

 

No hay ley = no hay transgresión

Romanos 4:15 dice: porque donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Romanos 5:13 declara que… donde no hay ley no se inculpa de pecado.

Estas escrituras plantean una pregunta muy importante. ¿Estamos bajo la ley hoy en día? Romanos 6:14 declara enfáticamente: “No estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Gálatas 3:13 nos dice que “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición”. Estas escrituras declaran claramente que no estamos bajo la ley. Si donde no hay ley no se inculpa de pecado, ¡entonces somos hechos libres del pecado! Porque el pecado no es inculpado sobre nosotros, Dios nos ve como perfectos, y nuestra conciencia es perfectamente libre de culpa. “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1).

 

Ministerio de condenación vs. Ministerio de justificación

2 Corintios 3:9 dice: “Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el  ministerio de justificación”.

El ministerio de la ley es conocido como el ministerio de condenación o culpa. El ministerio de la fe es conocido como el ministerio de justicia o inocencia. Si nuestra predicación produce culpa en los oyentes, entonces todavía somos ministros de la ley. Si nuestra predicación produce inocencia, entonces nos hemos convertido en ministros de fe o de justicia. La ley vino como un maestro de escuela que nos muestra nuestra culpa y enseña la necesidad de un salvador. Nadie estaba justificado por la ley. La predicación de la justicia se da ahora para traer la salvación a todos los que creen. Gran parte de las epístolas se dedica a explicar la diferencia entre predicar de condenación y predicación de la justificación, entre la ley y la gracia.

Pablo reprendió a los corintios en su primera carta porque estaban tolerando la inmoralidad. Cuando escribió su segunda carta, les dijo que se había arrepentido de hacer que se lamentaran con su primera letra, porque la tristeza del mundo produce muerte. Dijo, sin embargo: “arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse”. Predicar la ley negativa y condenatoria tiene su lugar en la iglesia del Nuevo Testamento. 1 Timoteo 1:8 dice que la ley es buena si se utiliza legalmente. La predicación de la ley lleva a la gente al arrepentimiento.

La predicación negativa sin entendimiento o discreción produce la muerte. Una dieta constante de predicación negativa matará a una iglesia. La predicación continua acerca de los problemas no cura los problemas. Creará más. Lo que predicamos es lo que obtenemos. Predicar incesantemente sobre el pecado no da libertad del pecado. 1 Corintios 15:56 nos dice que el poder del pecado es la ley. Cuando el cartel dice: “¡Recién pintado! ¡No tocar!” algo en el ser humano tiene un deseo acelerado de tocar. Reciba una carta que dice: “¡No abras esta carta!” ¡Esa es la que abrimos primero! El poder del pecado es la ley.

Predicar la fe es lo que trae los beneficios del calvario para nosotros. ¿Cómo habéis recibido el espíritu por oír la ley o por oír de la fe? La predicación de la justicia, si es creída, producirá el fruto de la justicia que es la santidad (Romanos 6:19, 22).

Tenemos que pensar en algo antes de ser tentados por ello. Hasta que algo nos llama la atención, no podemos ser tentados por ello. Esa es la razón por la que Pablo dijo: “pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal” (Romanos 16:19). Cuanto menos se sabe acerca del pecado, menos poder tiene para atraernos. Cuanto más oímos la ley, más poder tiene el pecado sobre nosotros porque “el poder del pecado es la ley”. Cuanto más intentamos vivir por encima del pecado, tanto más fracasamos. Pablo habló acerca de este hecho en Romanos 9:30-33: “¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, que no iban tras la justicia…que es por fe; mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo, como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado”.

Los gentiles no trataron de ser justos, sin embargo, alcanzaron la justicia. Israel trató de ser justo, pero no logró la justicia. Los gentiles no lo intentaron y tuvieron éxito. Los judíos lo intentaron, pero fracasaron. Simplemente no me parece justo. ¿Por qué sucedió esto? Porque los judíos buscaron la justicia por las obras de la ley y no por la fe (versículo 32). La Biblia dice que tropezaron en la piedra de tropiezo. Pensaron que servir a Dios era difícil, se deleitaban en hacerlo difícil, y alteró su orgullo espiritual que Jesús lo haya puesto fácil. Los gentiles creyeron en Jesús y querían ser como Él. Al hacerlo alcanzaron la justicia que era tan difícil de alcanzar para los judíos. “Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” (Romanos 10:4).

 

Servir al Señor es fácil

Proverbios 13:15 dice: “El camino de los transgresores es duro”. Jesús dijo: “Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga” (Mateo 11:30). Se ha supuesto comúnmente que, si vas a ser un verdadero cristiano, va a ser muy difícil. En realidad, es todo lo contrario. Si pensamos que es difícil servir a Dios, es porque tenemos celo de Dios, pero no conforme a la ciencia [o el conocimiento]” (Romanos 10:2). ¡La verdadera salvación trae justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo! La verdadera justicia no viene a través del esfuerzo, sino a través de la sumisión. “Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios” (Romanos 10:3). ¡Estar en pecado es lo que es difícil! Cuando su vida es asaltada por las drogas, el alcohol, el divorcio, las adicciones, los celos, la envidia, conflictos, ésta es la vida dura. Si usted no cree que ser un pecador es duro, usted no ha hablado con los pecadores, últimamente.

La justicia de la fe es comparada con la justicia de la ley en Romanos 10:5-10 “Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas. Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

La justicia de la ley dice que el hombre, que hace todas estas cosas, vivirá por ellas. En otras palabras, si somos lo bastante buenos, podemos tener a Dios. La justicia de la fe, dice que si recibimos a Cristo por medio de la fe que Él nos hará buenos. La bondad se convierte en un resultado de recibir a Dios, no un  requisito para recibirlo. Creer y obedecer el evangelio es el único requisito para recibir a Dios.

El pasaje anterior nos dice que no debemos decir: ¿quién subirá al cielo? (o quien puede ser lo suficientemente espiritual) para traer abajo a Cristo, o ¿quién descenderá a lo profundo para traer avivamiento? Pero ¿qué dice? La palabra (o la respuesta) está cerca de ti, incluso en tu boca y en tu corazón: esa es la palabra de la fe, que nosotros predicamos (versículo 10) “Porque con el corazón se cree para justicia, (Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia) y con la boca se confiesa para salvación”. Es importante que confesemos que somos salvos. Tenemos muchas personas que tienen dudas reales acerca de su salvación. Esta no es la voluntad de Dios. Dios quiere que estemos seguros de que somos salvos. Cuando entendemos que Él nos ha perfeccionado para siempre, entonces la bendita seguridad de la salvación será nuestra.

 

Si pecamos voluntariamente

Algunos ansiosos dirán: “Si la salvación de Cristo llega tan lejos, entonces puedo hacer lo que  yo quiera hacer. La gracia de Dios me cubrirá”. ¿Es esto cierto? ¡Por supuesto que no! Este tipo de pensamiento convierte a la gracia de Dios en libertinaje (Judas 4). Pablo dijo en Gálatas 2:17: “Y si buscamos ser justificados en Cristo (en lugar de la legislación), también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera.” No estamos hablando de una licencia para pecar. Estamos hablando acerca de una salvación que puede librarnos del poder del pecado, que es la ley, y presentarnos santos, irreprensibles e irreprochables delante de Él (Colosenses 1:22).

Observe cuidadosamente Hebreos 10:25-26. “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados”.

El sacrificio por el pecado está fluyendo continuamente en la vida de los creyentes nacidos de nuevo. 1 Juan 1:7 dice: “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.

Este beneficio maravilloso de la limpieza continua se puede perder. Si tomamos la decisión de vivir en el pecado, estamos pecando voluntariamente. Uno de los indicadores principales del pecado voluntario es la infidelidad a la casa de Dios. Hebreos 10:25-26 dice: “No dejando de congregarnos… Porque si pecamos voluntariamente…” Cuando la gente pone sus tiendas hacia Sodoma, siempre empieza a faltar a la iglesia. Se eliminan deliberadamente a sí mismos del método escogido por Dios de dispensar Su gracia. Dios ha escogido por la locura de la predicación salvar a los que creen.

El concepto de pecado voluntario es ilustrado por la enseñanza de Pablo a los corintios sobre la cena del Señor. 1 Corintios 11:29 dice: “Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí”. ¿Qué quiere decir Pablo con “comer y beber indignamente”? ¡Ninguno de nosotros nos sentimos dignos! Cuando Jesús transformó la Pascua en la Cena del Señor, dos de los apóstoles en veinticuatro horas cometido transgresiones graves contra Jesús. Judas lo traicionó por 30 monedas de plata, y Pedro negó que él lo conociera y maldijo para demostrarlo. Judas comió condena para sí mismo, pero Pedro no lo hizo. ¿Cuál fue la diferencia?

La comunión es una declaración de lealtad. Es la promesa de servir al Señor hasta la muerte. Si los santos absolutamente nunca tienen la intención de retroceder, ellos pueden, con seguridad, tomar la comunión. Judas participó de este sagrado juramento sabiendo que planeaba traicionar a Jesús.  Pedro, por otro lado, pecó sin premeditación bajo la presión de la tentación. Tan pronto como se dio cuenta de lo que había hecho, se arrepintió.

El pecado voluntario e involuntario es de la misma manera. Si una persona comete pecado, bajo la presión de la tentación, la sangre de Jesús limpia el pecado. Sin embargo, si una persona decide que quiere vivir una vida de pecado, entonces la limpieza continua se detiene. Esto no significa que no se puedan salvar jamás. Esto significa que van a tener que volver a una vida penitente antes de que puedan ser salvos. Este beneficio maravilloso de la limpieza continua es la cosa que hace posible que seamos perfectos para siempre como en cuanto a la conciencia. ¡Bienaventurado el hombre a quien Dios no inculpa de pecado!

 

¿Quién acusará a los escogidos de Dios?

¿Qué ocurrió en la caída? ¿Qué hicieron Adán y Eva antes de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal? Ellos vivían en un estado de inocencia. No tenía ninguna condena. Esa es la manera que Dios quería que la humanidad viviese. “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”. ¿Te gustaría vivir un día sin condenación? ¿Qué tal una semana? ¿Un mes? ¿Para siempre? ¿Es imposible? ¡No si Dios ha perfeccionado para siempre a los santificados!

¿Qué pasaría con el movimiento apostólico si de repente las energías del pueblo de Dios no estaban siendo desencadenados por la culpa? ¿Qué pasaría si supiésemos sin lugar a duda que somos salvos y que la vida eterna es nuestra con seguridad? ¡Qué gran seguridad para compartir con los vecinos, seres queridos y amigos!

¿Vino Jesús para revertir lo que sucedió cuando Adán y Eva cayeron? ¿No le llama la Biblia el segundo Adán en 1 Corintios 15? Romanos 5:12 declara que por la desobediencia de Adán, todos fueron  constituidos pecadores, pero también por la obediencia de Jesús, muchos serán constituidos justos (o inocentes).

El plan de salvación del Antiguo Testamento no podía, a los que se acercaban, hacer perfectos en cuanto a la conciencia. No podía liberar a una persona de la culpa. Hebreos 9:13-14 dice: “Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” La razón por la que mucha gente no es muy eficaz en el servicio a Dios es porque no tiene suficiente fe en la sangre de Jesús para depurar su conciencia de obras muertas. El propósito de la salvación es liberarnos de la culpa, para que podamos vivir para Dios. Cuando somos culpables, no podemos vivir por Dios. “pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios”. Podemos creer que, si nuestro hermano nos ofende 490 veces en un día, hay que perdonarlo 490 veces; pero no podemos creer que, si ofendemos a Dios, Él nos perdona con mucho gusto.

Hebreos 10:2 declara que los sacrificios del Antiguo Testamento no podía hacer, a los que se acercaban, perfectos. “De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.” Si la ley hubiera funcionado, ellos habrían sacrificado una vez y luego se habrían detenido. Una vez que el adorador había sido purgado, no debía tener más conciencia de pecado. Debe ser ajeno al pecado. ¡Son liberados, libres del pecado!

Hebreos 10:17-23 “Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”.

Todo esto significa que, si has nacido de nuevo del agua y del espíritu y estás esforzándote a diario para servir a Dios, tú eres salvo. ¡No hay duda de ello! Si el Señor te llama a casa en los próximos 10 segundos, ¡te vas directo al cielo! Nosotros no recibimos todo esto porque somos dignos. Si esperamos hasta que lo merecemos, vamos a estar esperando mucho, mucho tiempo. Disfrutamos de todo esto, no por lo que hemos hecho, ¡sino por lo que Él hizo! Esto no crea una licencia para el pecado, ¡pero sí crea una cura!

El Señor dijo: “No he venido para juzgar al mundo. Yo he venido para salvar al mundo”. Satanás es el acusador de nuestros hermanos. “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió”. No es de extrañar que los ángeles dicen: “Paz en la tierra, buena voluntad para los hombres”. ¡Gracias a Dios por su don inefable! ¡Qué gran salvación! ¡Qué evangelio! ¡Qué buena noticia! ¡Nos hizo perfectos para siempre a los santificados!

 

Nota del Autor

Cuando se trata de este tema, la posibilidad de ser mal interpretado es extrema. Como resultado de la predicación de Pablo en la diferencia entre la ley y la gracia, alguien calumniadoramente informaron que él estaba enseñando – “Hagamos males para que vengan bienes” (Romanos 3:8). No me gustaría que este artículo socavar, en ninguna manera, la enseñanza de la santidad de nuestro movimiento. Si alguien ve este artículo como un debilitamiento de la santidad exterior, han malentendido el artículo.

Para más información o ayuda sobre este tema, por favor llámenos o escríbanos.

Producido por

Leave a Reply

Comment Policy

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>